Huawei diseña su propio procesador: El Kirin 9000S en el Mate 60 Pro

Nuevo procesador de Huawei en el Mate 60 Pro

Mientras el mundo tecnológico sigue asombrado por el lanzamiento del iPhone 15, la atención se ha desplazado hacia China, donde Huawei ha sorprendido a todos con el lanzamiento del Mate 60 Pro, impulsado por su propio procesador, el Kirin 9000S, compatible con 5G. Este éxito ha llevado a Huawei a un selecto grupo de empresas capaces de diseñar sus propios chips, compartiendo ese honor con Apple y Samsung, dos gigantes que hasta hace poco eran sus principales competidores en el mercado de los dispositivos móviles.

El Kirin 9000S, desarrollado recientemente por Huawei, se basa en la arquitectura de ARM, un estándar presente en casi el 99% de los teléfonos móviles en la actualidad. De los ocho núcleos que componen el Kirin 9000S, cuatro provienen directamente de ARM, mientras que los otros cuatro son creaciones de Huawei, adaptadas y personalizadas con sus propios diseños y modificaciones, según fuentes cercanas a la compañía.

Para lograr esta hazaña, Huawei ha adaptado diseños previamente utilizados en servidores de centros de datos, un enfoque innovador que hasta ahora no había sido explorado en el mundo de los dispositivos móviles, según informa el diario Financial Times. Además, HiSilicon, la división de procesadores de Huawei, ha desarrollado de manera independiente la unidad de procesamiento gráfico (GPU) del Kirin 9000S y una unidad de procesamiento neuronal (NPU) para impulsar la inteligencia artificial.

Este logro tecnológico permite a Huawei eludir finalmente las sanciones impuestas por Estados Unidos en 2019, que le habían impedido utilizar tecnología estadounidense, incluyendo componentes clave para la conectividad 5G, durante cuatro años. De hecho, el Mate 60 Pro es el primer teléfono 5G de Huawei en ese período.

l diseño de sus propios chips representa un hito significativo para Huawei, convirtiéndola en la primera gran marca, fuera de Apple y Samsung, en lograrlo. Mientras que otras compañías del ecosistema Android dependen de procesadores diseñados por fabricantes especializados como Qualcomm (estadounidense) y MediaTek (taiwanesa), que también se vieron afectados por las sanciones de 2019.

Los analistas creen que esta innovación permitirá a Huawei competir en igualdad de condiciones con otras marcas en el segmento de gama alta, como el Mate 60 Pro, al mismo tiempo que reduce su dependencia de componentes extranjeros y ahorra dinero en concepto de patentes.

Sin embargo, Huawei también se enfrenta a desafíos significativos. Los expertos señalan que la arquitectura de los procesadores de Huawei, producidos por la empresa de fundición de semiconductores china SMIC, se encuentra al menos dos generaciones por detrás de la que emplea ARM y fabrica la taiwanesa TSMC. Por ejemplo, el chip A17 Bionic del iPhone 15 Pro presentado recientemente se basa en una arquitectura de 3 nanómetros, lo que le permite incluir más transistores en menos espacio y ofrecer un mayor rendimiento con menor consumo de energía en comparación con el Kirin 9000S.

A pesar de estos desafíos, Huawei ha demostrado su capacidad de innovación al diseñar su propio procesador y abre una nueva era en el mercado de los dispositivos móviles, consolidando su posición como uno de los principales actores de la industria tecnológica mundial.

Sobre el autor:

Picture of Geektics
Geektics
Apasionado del mundo digital y de todo lo que tiene que ver con la innovación, la ciencia, la tecnología y la cultura digital. Me encanta estar al día de las últimas novedades, los avances más sorprendentes y estar al tanto de las últimas tendencias digitales.
Te recomendamos